Trabajo de Noche y No Puedo Dormir de Día: ¿Qué Hago? | Somnisa

Trabajo de noche y no puedo dormir de día: ¿Qué hago?

Los horarios laborales pueden influir significativamente en la calidad del sueño de los trabajadores. ¡De eso no hay ninguna duda! Quienes nos vemos sometidos a jornadas irregulares sufrimos con frecuencia problemas para conciliar el sueño, sobre todo al trabajar de noche y dormir de día. Además, la somnolencia nos acompaña cuando debemos permanecer despiertos.

Y es que los cambios constantes en los hábitos de sueño terminan por desincronizar nuestro ritmo circadiano. El cerebro así pierde la referencia de cuándo debe dormir y cuándo estar activo. Los expertos lo denominan trastorno por turnos de trabajo y sus consecuencias se dejan ver tanto en el rendimiento profesional (falta de energía, dificultad para concentrarse, estrés…) como en el ámbito personal. Pues el insomnio deriva en un deterioro general de nuestra calidad de vida.

 

trabajo-de-noche-no-puedo-dormir-de-dia

 

¿Cómo dormir de día si trabajo de noche?

Si los horarios laborales no se pueden adaptar a nosotros, no queda otra que adaptarnos nosotros a ellos entrenando cuerpo y mente. Con estas sencillas recomendaciones conseguiremos mejorar nuestro sueño a pesar de tener un trabajo por turnos:

  • Échate la siesta: Si vamos a trabajar de noche podemos dormir antes de iniciar el turno. Una cabezadita de media hora nos permitirá sentirnos más descansados y tener un mejor rendimiento laboral.
  • Cuida la iluminación: Debemos ocuparnos de tener una adecuada iluminación en nuestro puesto. La exposición a luz intensa nos permitirá estar más activos y hará más sencillo que conciliemos el sueño cuando volvamos a casa durante el día. ¡Probemos a utilizar lámparas especiales de 3.000 Lux!
  • Evita la luz solar: Nuestro cuerpo asocia la luz del día con el momento de estar despiertos. Pero nosotros, en cambio, hemos estado trabajando durante toda la noche. Una buena idea sería engañar al organismo con el uso de gafas de sol en el trayecto a casa.
  • Crea un ambiente nocturno: Para conseguirlo podemos apagar todas las luces y asegurarnos de que puertas y persianas estén cerradas. Hay que conseguir que parezca de noche, aunque fuera luzca un día espléndido.
  • Cuidado con las bebidas estimulantes: Es cierto que el té o el café pueden ayudarnos a permanecer despiertos en el trabajo. Pero, es importante evitar su consumo al menos 4 o 5 horas antes de acostarnos. Para que su efecto no se prolongue así y dificulte que podamos descansar al llegar a casa.
  • Establece una rutina para dormir: Tomar una cena ligera, un baño caliente, ponerse el pijama, cepillarse los dientes… Es necesario que estas rutinas se mantengan en el tiempo y se realicen siempre en un mismo orden para avisar a nuestro cuerpo de que ha llegado el momento de irse a la cama.

 

Si trabajo de noche ¿puedo tomar algo para no dormirme?

Los estudios realizados hasta 2015 sobre las intervenciones farmacológicas, tales como las pastillas para dormir o los estimulantes durante el trabajo nocturno, no pudieron demostrar que fueran efectivas para mejorar los trastornos del sueño causados por los turnos laborales. Es por ello que son necesarias más investigaciones científicas, también para conocer los efectos de las intervenciones no farmacológicas.

 

¿Tienes alguna duda o te gustaría obtener más información sobre el insomnio? Te animamos a contactar con nosotros sin ningún compromiso. Además, si es de tu interés, puedes descargarte de manera gratuita nuestro ebook sobre higiene del sueño. Con él aprenderás a incorporar conductas saludables que te ayudarán si trabajas de noche y no puedes dormir de día para favorecer el buen descanso.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo y haz que ayude a más personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
¿Trabajas por turnos y sufres insomnio?
¡Empieza tu terapia!

Sofía Gil

Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad de Murcia