¿Qué es el jetlag y cómo afecta a nuestro cuerpo? | Somnisa

¿Qué es el jetlag y cómo afecta a nuestro cuerpo?

El pasado 2 de Octubre del 2017, la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo, decidió otorgar este año el Premio Nobel de Medicina a los investigadores Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young por descubrir los mecanismos moleculares que controlan los ritmos circadianos. Por ello, seguramente durante estas últimas semanas habrás sido bombardeado por un aluvión de noticias sobre lo que se conoce como reloj biológico o reloj interno.

No cabe duda de que el premio otorgado a estos investigadores es más que merecido ya que gracias a su labor hoy en día sabemos que los seres vivos portan en sus células un reloj interno el cual se halla sincronizado con los movimientos de la Tierra.

Estos investigadores estadounidenses tenían gran interés por descubrir que sucede en nuestro cuerpo para que ciertos fenómenos biológicos, como el sueño, tengan lugar todos los días aproximadamente a la misma hora. Y, ¡eureka!, hallaron que el responsable es un reloj interno que se encarga de prepararnos para estar activos con la luz del día y permanecer dormidos durante la noche.  El jet lag, es una muestra clara de la importancia de este reloj interno y de sus desajustes.

El jet lag, también conocido como síndrome del cambio de husos horarios, se produce cuando una persona emprende un viaje de larga distancia en avión y se expone a un cambio brusco de horario. Al producirse el cambio de horario bruscamente, el reloj interno se encuentra desfasado con respecto al nuevo horario del país en el que hemos finalizado nuestro viaje. Este desajuste temporal existente entre el entorno en el que nos encontramos y nuestro reloj interno afecta nuestro bienestar. El jet lag produce una perturbación del sueño debido a la incapacidad de nuestro cerebro de sincronizar de manera inmediata sus patrones de sueño con las pautas actuales del día y la noche.

¿Qué síntomas puede ocasionar el jet lag?

A continuación, señalamos los síntomas más frecuentes que una persona puede experimentar tras haber realizado un viaje transmeridional a zonas con diferente huso horario:

  • Somnolencia y estado de alerta en momentos del día inadecuados.
  • Dificultad para conciliar el sueño y/o un sueño con interrupciones.
  • Sensación de malestar general.
  • Aumento de los tiempos de reacción.
  • Disminución del rendimiento durante el día.
  • Alteraciones en la memoria y la concentración.
  • Cansancio y/o sensación de fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Cambios de temperatura corporal.
  • Problemas digestivos (vómitos, náuseas, estreñimiento, etc.) y/o disminución del apetito.
  • Alteraciones en el estado de ánimo (irritabilidad, apatía, etc.)

 

La edad parece influir en la aparición o la intensidad de los síntomas del jet lag. Es sabido que los adultos de mayor edad suelen experimentar peores síntomas que los adultos más jóvenes. Sin embargo, cada persona que sufre el jet lag tiene síntomas diferentes, dependiendo de la zona y la dirección en la que se viaje.

Se ha constatado que viajar hacia el Este implica mayores posibilidades de sufrir jet lag. Esto sucede principalmente porque a la mayoría de personas les resulta más difícil acortar que alargar su ciclo natural de sueño. El tiempo aproximado que se necesita para ajustar el ritmo circadiano es de un día por cada 60 minutos de desajuste si viajamos hacia el Oeste, y es en cambio de un día y medio por cada 60 minutos si lo hacemos hacia el Este.

El jet lag no depende de la duración del viaje sino exclusivamente del número de zonas horarias que atravesemos. Cuanto mayor sea la diferencia horaria, entre el país de origen desde el que partimos y el país al que vamos a viajar, mayor será la probabilidad de que el jet lag aparezca. Normalmente, hace falta una diferencia horaria mínima de 4-5 horas para que pueda aparecer.

Al llegar al destino, el organismo necesitará varios días para adaptarse gradualmente al nuevo horario. Los síntomas persisten hasta que los ritmos circadianos vuelven a alinearse. Normalmente, se produce una remisión espontánea de los síntomas asociados al jet lag entre los 5 y los 7 días desde que llegamos a nuestro destino. Por lo que, ¡no debemos preocuparnos si experimentamos jet lag tras haber realizado un largo viaje, pronto desaparecerán los síntomas asociado a él!

Por el contrario, si los síntomas se alargan en el tiempo, es posible que estés algún tipo de insomnio, por lo que te recomendamos utilizar nuestro test del insomnio para conocer cómo solucionarlo y sus posibles soluciones.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo y haz que ayude a más personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
¿Sufres jetlag desde hace demasiado? Tal vez sufras de insomnio
¡Haz el test para descubrirlo!

Sofía Gil

Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad de Murcia