¿Qué Relación Existe Entre El Insomnio Y La Depresión? | Somnisa

¿Qué relación existe entre el insomnio y la depresión?

Insomnio y depresión. ¿Quién precede a quién y, sobre todo, por qué? Vamos a intentar explicarte la relación entre ambas patologías y cómo puedes evitarlas.

Esta enfermedad psiquiátrica se caracteriza por un estado de ánimo muy bajo o deprimido. También se dan otras circunstancias que acompañan al episodio depresivo, como una disminución importante del interés y/o la capacidad para sentir placer. Por otro lado, también se puede observar un cambio relevante en el peso de la persona (en unos casos se trata de aumento, otros de pérdida) y en su apetito normal (al igual que en el caso anterior, puede ser menor o mayor).

Otros síntomas asociados son la falta de energía y un aumento de la inquietud y el sentimiento de culpabilidad o inutilidad. También se da una pérdida en la capacidad de concentración y de toma de decisiones. A todo ello se le suman pensamientos muy negativos, incluso relacionados con la muerte.

¿Cuántas personas sufren depresión e insomnio?

La baja calidad y cantidad de sueño es la queja más frecuente de las personas que sufren esta enfermedad. De hecho, el 90% de los pacientes deprimidos tienen este trastorno. Es evidente que dormir mal nos advierte de que algo va mal en nuestro estado de ánimo. Incluso puede ser un síntoma precoz de un episodio depresivo que puede aparecer a posteriori.

¿A qué se debe esta relación tan estrecha? A que los sistemas de neurotransmisores que regulan el humor también son los encargados de equilibrar el sueño. Así pues, las alteraciones en la arquitectura del sueño pueden ser de diferentes tipos:

  • Alteraciones en la continuidad del sueño: pueden manifestarse en forma de aumento del número de despertares, el aumento de la latencia del sueño o un despertar precoz. En cualquier caso, disminuye el tiempo total de sueño.
  • Alteraciones en el sueño REM: en estos casos se acorta el porcentaje de tiempo que la persona pasa en sueño REM y aumenta el número de movimientos oculares rápidos durante esta fase.
  • Alteraciones en el sueño NREM: cuando se dan este tipo de alteraciones hay una disminución global del sueño lento y profundo, así como una distribución anormal del mismo. Por otra parte, el primer período es más corto.

 

¿Dormir mal puede causar depresión?

Sí, sin lugar a dudas. La relación entre depresión e insomnio es, como hemos visto, muy muy estrecha. De hecho,las alteraciones del sueño son un factor de riesgo para el desarrollo de esta patología incluso en personas jóvenes. Hay estudios (1) que han puesto de manifiesto que en más del 40% de los casos, este trastorno precede al episodio depresivo.

 

insomnio-depresion

 

Pero… ¿dormir poco no puede mejorar la depresión?

En una investigación llevada a cabo por diferentes universidades de España y publicada en la Revista Internacional de Psicología Clínica y de la Salud se confirmó que, en la mitad o más de los pacientes depresivos, la privación del sueño produce un cambio profundo en el estado de ánimo. El artículo, titulado “Efectos terapéuticos de la privación de sueño en la depresión”, confirmaba que la privación total o parcial del sueño, así como el avance en el horario de sueño (es decir, acostarse y levantarse más tarde), tiene un efecto antidepresivo.

Según esta información, la privación del sueño es el método antidepresivo más rápido. Su efecto terapéutico tiene lugar tras 36 horas de mantenimiento de la vigilia. No obstante, su principal desventaja es que los efectos son transitorios y los beneficios se pierden totalmente. Esto se debe a que, al recuperar el sueño, el 50-80% de las personas sufre una recaída.

 

¿Cómo es la terapia del sueño para la depresión?

El tratamiento combinado es el ideal. Es decir, aplicar terapia psicológica y tratamiento farmacológico al mismo tiempo. Lo importante es abordar ambos problemas de forma paralela, no solo uno de los dos. Esto se debe a que la persistencia de este trastorno del sueño puede predecir una recaída en esta enfermedad

La elección de los fármacos no solo debe hacerse para dormir. De hecho, un antidepresivo con efecto sedante puede ayudar a conciliar el sueño con más rapidez y disminuir el sufrimiento que acompaña esta enfermedad. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con la elección de esta medicación. Ya que hay casos (ISRS) en los que pueden provocar problemas para dormir.

Tal y como hemos dado a entender, tratar el insomnio y la depresión a largo plazo es imprescindible para prevenir nuevos episodios. En consecuencia, lo más recomendable es la terapia multimodal que lleva a cabo Somnisa. Confía en nuestro equipo de profesionales y lucha contra este trastorno de manera eficaz y duradera.

 

Bibliografía consultada:
(1)  Ohayon, M., y Roth, T. (2003). Place of chronic insomnia in the course of depresive and anxiety disorders. J Psychiatr Res. 37 (1) (9-15.)

 

¿Quieres empezar a tratar tu insomnio?
¡Haz el test!