¿Cómo vuelvo a dormir bien después de vacaciones? | Somnisa

¿Cómo vuelvo a dormir bien después de vacaciones?

En tan solo unos días muchos de nosotros finalizamos las vacaciones. Y, ¿quién dijo que la vuelta al trabajo sería fácil? En el mes de septiembre nos toca, muy a nuestro pesar, volver a la rutina y asumir de nuevo horarios regulares renunciando así a la flexibilidad horaria que tenemos en las vacaciones, lo que en muchos casos, se traducirá en dormir mal después de las vacaciones.

En verano solemos alterar nuestros horarios de sueño. Nos acostamos más tarde lo habitual, nos levantamos cuando el cuerpo nos lo pide sin depender de que el despertador suene y dormirnos la siesta después de comer sin prisa alguna por despertar de ella.

Por todo ello, es posible que después de las vacaciones nos encontremos con dificultades para poder conciliar el sueño o para despertarnos a la hora prevista sin sentirnos abatidos.

El principal responsable de que aparezca el insomnio después de las vacaciones es el conocido como “jet lag social”. Al alterar el ciclo del sueño en verano nuestro reloj biológico comienza a confundirse provocando en algunos casos insomnio al incorporarnos de nuevo al trabajo.

Pero, tal y como decía Darwin “no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente sino la que mejor se adapta al cambio”. Por tanto, no tenemos otra opción más que adaptarnos lo antes posible a nuestra rutina tras el descanso de las vacaciones para funcionar con total normalidad en nuestro día a día.

Pero, ¿por qué duermo mal después de las vacaciones?

A finales de agosto empieza la cuenta atrás para incorporarnos al trabajo. Y, los pensamientos relacionados con todas las tareas que tenemos pendientes comienzan a invadirnos y terminan generándonos inquietud e incluso ansiedad. Además, es posible que tengamos la sensación de no haber aprovechado lo suficiente las vacaciones y esto puede hacernos sentir también intranquilos.  Nuestro estado de activación aumenta al vernos obligados a decir adiós a nuestras vacaciones y esto sin duda puede alterar nuestro sueño durante la noche.

Cambio de horarios.

Tenemos que asumir de nuevo horarios regulares de sueño. Ya no podremos acostarnos a altas horas de la madrugada ni mucho menos despertarnos cuando nos apetezca. Este cambio de horarios puede provocarnos problemas de sueño durante unos días. No debemos preocuparnos, en unos pocos días con mucha probabilidad nos adaptaremos al horario habitual y volveremos a dormir bien.

Vuelta a la rutina.

En vacaciones solemos cambiar nuestra rutina. A veces viajamos u otras veces simplemente nos vamos a la playa, al campo, a la sierra, etc. En cualquier caso, tras finalizar las vacaciones debemos volver a la rutina y esto implica que tenemos que ponernos manos a la obra.

Tenemos que acondicionar la casa y prepararnos para retomar en septiembre todas nuestras tareas sin grandes dificultades. ¡Esto puede generarnos estrés!

¿Qué puedo hacer para que la vuelta al trabajo no desestabilice mi sueño?

En Somnisa te ofrecemos algunas recomendaciones para que puedas incorporarte al trabajo sin grandes dificultades tras la vuelta de las vacaciones:

Realizar un periodo de adaptación.

La semana previa a incorporarnos al trabajo podemos ir haciendo cambios en nuestros horarios de sueño para ir poco a poco reajustándonos a nuestro horario habitual. Por ejemplo, podemos ir levantándonos cada día un poco antes hasta llegar a despertarnos en nuestro horario habitual.

Por otro lado, si en nuestro día a día no podemos dormir la siesta es recomendable que en la última semana de las vacaciones intentemos prescindir de ella para que no nos resulte complicado funcionar en nuestro día a día con normalidad sin haber dormido la siesta.

Planificar las tareas pendientes.

Algo tan sencillo como hacer una lista de las tareas que tenemos pendientes puede ayudarnos a dejar de dar mil vueltas a nuestra cabeza antes de dormir. La noche es para descasar, debemos ocuparnos de las tareas pendientes durante el día aprovechando que nuestra mente está clara y despejada.

No trabajar antes de ir a la cama.

Si antes de dormir estamos consultamos los correos electrónicos que hay acumulados en nuestra bandeja de entrada o nos ponemos a adelantar algo de trabajo…¡estamos perdidos! Esto va a hacer que nuestro estado de activación aumente y que nos resulte muy complicado conciliar el sueño. Por ello, nada de trabajo las horas previas a ir a la cama. Antes de dormir debemos realizar actividades que nos hagan desconectar y nos ayuden a relajarnos.

Normalizar y no escandalizarnos si pasamos una mala noche.

No pasa absolutamente nada si los primeros días tras la vuelta al trabajo no dormimos como nos gustaría. ¡Es normal! Debemos dar un poco de tiempo para que nuestro cuerpo se adapte a los nuevos horarios.

No abusar de estimulantes en el trabajo.

No es recomendable hacer uso de bebidas estimulantes como el café una vez pasado el mediodía. Los especialistas en sueño sabemos que si tomamos estimulantes en horas cercanas a ir a la cama puede alterar nuestro descanso durante la noche.

 

En definitiva, es muy aconsejable que sigamos unas adecuadas medidas de higiene del sueño. Esto sin duda ayuda a que podamos descansar durante la noche. Te recomendamos echar un vistazo a nuestro ebook gratuito de higiene del sueño.

No obstante, si tus problemas para dormir parecen no resolverse o si te ha surgido alguna duda tras leer este artículo, te animamos a contactar con nuestros especialistas en sueño para que puedan ofrecerte orientación y asesoramiento. ¡Queremos escucharte!

 

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo y haz que ayude a más personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
¿Quieres empezar a tratar tu insomnio?
¡Haz el test!

El equipo de Somnisa
Expertos en trastornos del sueño
Somos un equipo formado por psiquiatras, psicólogos y neuropsicólogos especializados en el tratamiento de los trastornos del sueño. ¡Estaremos encantados de ayudarte a superar tu insomnio!